jueves, 26 de febrero de 2015

Leo Laporte: cuerpo de radio, corazón de Internet



Leo Laporte: cuerpo de radio, corazón de Internet


Es una extraña mezcla de lo que los norteamericanos llaman leader opinion (líder de opinión) y showman. Leo Gordon Laporte tiene 53 años y fue uno de los primeros hombres de su generación en vincular una gran pasión por la radio (estudió la carrera de producción en la Universidad de Yale) con el desarrollo y avance de las nuevas tecnologías. De hecho, hoy autogestiona sus proyectos desde un estudio en California que combina detalles clásicos con los más modernos sistemas de broadcasting.


El estudio del podcast de Laporte y un cambio en la iluminación.
En su blog Leoville se define como periodista multimedia especializado en tecnología, ya que desarrolla su actividad en radio, TV, Internet y blogs, además de su activa participación en Twitter y otras redes sociales. Sus podcast (micro programas en audio que los usuarios pueden descargarse a sus iPods y otros reproductores o mirar/escuchar directamente on line) tienen millones de descargas en iTunes, la plataforma de Apple.
Tiene una relación de profunda empatía con sus fans, al punto que ellos le escriben para pedirle consejos sobre Internet, gadgets y temas de cibercultura y Laporte les ofrece un amplio espacio para expresarse en sus programas. Un ejemplo insólito: en uno de sus podcast más populares (The Tech Guy) recibió el llamado de una mujer indignada porque no podía conectarse más a una red wi-fi de un vecino. Laporte, con gran naturalidad, le explicó que tenía que pagar por la conexión y que era peligroso “colgarse” por temas de seguridad.


Un diálogo desopilante entre Laporte y una oyente indignada por no poder usar el wi-fi de su vecino.
En TWiT netcast network produce más de 20 shows -con su cara o nombre como estandarte, todos bajo un sistema de sindicación que permite expandir su alcance a nivel mundial, y los consumidores de tecnología norteamericanos esperan siempre su opinión autorizada ante cada nuevo lanzamiento. Su estilo gusta, porque no tiene compromisos con ninguno de los gigantes del Silicon Valley: hace unos días dijo que las redes sociales eran un “inmenso desperdicio de tiempo” y lo fundamentó: “Es como estar gritando en una gigantesca cámara de eco donde nadie puede oírme, porque los usuarios están demasiado ocupados gritando ellos mismos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario